LA SECCIÓN SOBRE MÍ PERFECTA: OLVÍDATE DE LISTAS DE MÉRITOS Y CURRICULUMS ABURRIDOS

Aunque no sea perfecta, la sección sobre mí es una de las más visitadas de tu web. En mi caso, es la segunda (después de la home). Y como ya te contaba en el post sobre la importancia del copywriting, también debes centrar esta parte de tus contenidos en tu cliente ideal. Sí, aunque suene increíble. Aquí lo mismo.

¿Es porque somos cotillas por naturaleza? ¿Hay otra razón oculta?

Ahora veremos.

 

Conecta con tu cliente generando empatía

En mi propio sobre mí, muestro una foto de Inuk (que es mi perra) y cuento que estuve trabajando como educadora o en el extranjero. Hablo de cosas que me han llevado a lanzar mi negocio.

¿Por qué?

Creo que muchas personas que están buscando a alguien que les escriba su web pueden sentirse tan perdidas y abrumadas como me he sentido yo en distintos momentos. Y eso genera una conexión intangible, pero potente y real.

Minipunto para la empatía.

Y, siempre lo digo y lo diré, esto no tiene nada que ver con manipulación emocional o historias de estas. Tu historia, la historia de tu negocio es importante tanto para ti, como para tus clientes.

El sobre mí perfecto: la sección que dispara la confianza de tus clientes

Deja tus experiencias profesionales y académicas para la pared del despacho.

Toda tu trayectoria y las vivencias que has ido acumulando en tu bagaje profesional son hechos importantes para ti, pero casi seguro que el cliente que llega aquí esté buscando otras cosas.

Como conocerte.

Quiere saber si le gustas o no, si le caes bien. Es el momento de mostrar nuestra cara más humana. Quiere verte a ti.

Muéstrate.

– Inciso: En ciertos ámbitos o en circunstancias concretas, puede ser relevante hablar sobre tus mentores, tus experiencias laborales o lugares de formación.

Cada caso es particular.

Puede que tus clientes acudan en situaciones delicadas y necesiten sentir una seguridad extra. Enfoca esta información en los intereses de tus clientes y no en presumir de méritos.-

Por supuesto que puedes decir que has estudiado esto o lo otro y que has trabajado aquí o allá (en otro artículo te contaré cómo estructurar un buen sobre mí). Debes decirlo.Pero ¿Sabes pensando en quién? Exacto: en tu cliente.

En esta sección tienes que conseguir que tu cliente decida que es en ti en quien quiere confiar. Y no solo por títulos y experiencias. También por tu forma de hablar y por tus vivencias personales.

Hazlo personal

Para que quede claro: lo personal no tiene por qué ser íntimo –o sí, si te encaja- puedes hablar de situaciones y vivencias de tu vida personal que han marcado tu carrera profesional. O situaciones globales (ejemplo: pandemia) que te hicieron dar un giro a tu vida o que han afectado a tu negocio.

Recuerda que el objetivo de esta sección es “caer bien” o, mejor dicho, conectar con ese cliente ideal. Si cuentas en tu sobre mí que eres CEO de una marca de moda, has estudiado dirección y administración de empresas y que has hecho un máster en corte y confección en la universidad de Massachusetts, pues… enhorabuena, pero a tu cliente no le ayuda a definirte ni a conectar mucho contigo. Falta algo.

Si a eso le añades, que durante tus años en la universidad descubriste que la carrera te resultaba anodina, que cada vez sentías más pasión por la moda y que descubriste tu vena creativa cuando tenías 4 años y pintabas a escondidas por las noches…

Enciendes algo en el corazón del cliente. Se percibe autenticidad. Cercanía.

Necesitamos sentirnos alineados con las compras que hacemos. Justificarlas y no sentirnos contrariados con ellas. La conexión emocional con quien nos vende es un argumento de peso.

El sobre mí perfecto debe diferenciarte de tu competencia

Somos como somos, y eso nos hace únicos.

Aunque hayas estudiado en los mismos sitios que tu competencia y hayas trabajado en puestos similares, tu experiencia vital y tu historia van a ser diferentes.

Subráyalas.

Eleva tu tono de voz (no me refiero a gritar) y saca a relucir expresiones tuyas, el tono con el que te identifiques (rebelde, dulce, enérgico, protector…). Y define tu personalidad, en todos los textos de tu web pero, especialmente en el sobre mí.

 

Tienes que dar la cara

sobre mí perfecto
Sé por propia experiencia lo difícil que es esto…

Es una de las cosas que más nos cuesta hacer. Aunque publicar fotos sobre nuestro negocio es algo más “sencillo” (a nivel emocional, me refiero) y que hacemos con gusto, lo de mostrar nuestra cara y ponernos en el disparadero nos resulta más complicado.

Es importante que hagas un ejercicio de valentía y que mires directamente a los ojos de tu cliente a través de la cámara. Lo de no dar la cara solo le funciona a la vecina rubia.

 

No dejes a tu cliente encerrado en el sobre mí

Hay cosas que no son tan obvias, pero son muy importantes. Google, tu cliente y, sobre todo, tú tenéis que desear y propiciar el movimiento por tu web.

A google le gusta que tus lectores se queden un rato y favorece el posicionamiento.

Tu cliente no quiere sentirse perdido y quiere que le marques el camino a seguir de forma sencilla e intuitiva. Y a ti te interesa que de la sección sobre mí salten a la de servicios, al blog o al e-commerce.

Piensa que después de esta sección, tu cliente ideal, se siente conectado (si lo has hecho bien y si realmente es el ideal) a tus valores e historia.

En definitiva a tu marca. Será más fácil que esté predispuesto a comprar alguno de tus productos o contratar alguno de tus servicios.

De hecho, si ha llegado a tu sobre mí es porque ya estaba buscando algo relacionado con tu negocio. Tú solo tienes que terminar de abrir las puertas.

 

Dos secciones sobre mí que molan y en las que te puedes inspirar

Para que veas que hay gente que la peta en la sección sobre mí, te dejo estas dos que son frescas, jóvenes y diferentes a la típica “estudie en la universidad de Dakota del Norte…”

Pon atención y observa dónde ponen el foco.

Cuando cuentan cosas sobre sí mismos están marcando el camino que conecta con el cliente y muestran sus caras más amables en las fotografías de esta sección.

 Superbritánico

Superbritánico

Por ejemplo, en el caso de Superbritánico, habla de cómo llegó donde está ahora a través de los libros con los que comenzó. Cuenta que esos libros hablan, por ejemplo, de bandas icono británicas (¿A quién no le gustan los Beatles o Queen? Otro minipunto para la empatía y el caer bien).

Dice, también, a quién están dirigidos sus productos (foco en el cliente).

Habla de la viralidad de sus campañas y de cómo eso ha facilitado que colaboren con grandes marcas.

¿Y sabes cómo cierran su sección? Enviándote a su sala de prensa donde, además, generan autoridad y se posicionan como referente.

Esta marca me encanta.

Komvida

KomvidaOtra marca que invita a consumir a través de un «sobre mí» superbién elaborado es Komvida. Para empezar, el nombre es un juego de palabras entre Kombucha (bebida que, hasta hace poco, a la mayoría nos sonaba extraña y lejana) y vida, que siempre hace que una marca suene fresca, enérgica y atractiva.

Nuria y Bea, de forma breve pero intensa, cuentan su historia y empiezan con una frase superoriginal: No fue en un garaje, fue en un desván.

¿Te suena?

Claro que sí, como a todo el mundo que haya visto una película americana de adolescentes. El típico grupo que empieza con su banda de rock en el garaje. Minipunto para la conexión.

Por otro lado, hablan de su amistad, del deseo de crear un mundo mejor, la conexión con su tierra y acaban dándote las gracias a ti, cliente, por hacer su sueño posible.

Se curran un storytelling realista y natural que nos conecta a ellas. Y en pequeñito, te invitan a probar su producto a través de un link a su e- commerce.

Chapó.

 

Todo lo que se podría escribir sobre un buen sobre mí

Faltan muchas cosas por mencionar y estas son solo unas breves pinceladas en relación a la sección sobre mí.

Pero, de verdad, tómate en serio esta sección y ponle mucho cuore, humor o habla de música. Déjate de medallitas y ábrete en canal. O mejor dicho, abre ese canal entre tu negocio y tu cliente.

Adáptalo a tu negocio y a tu cliente.

 

¿Cómo lo vas a hacer tú?

Si necesitas ayuda para redactar esta sección no dudes en contar conmigo pero mientras tanto…

Cuéntame, ¿Te vas a atrever a dar la cara? ¿Vas a contar esa historia que te hizo dar un giro en tu vida? ¿Hablarás de cómo aprendiste a cocinar con tu abuela? ¿De por qué te preocupa el planeta?

Te leo en comentarios y redes.

Deja un comentario